Proyecto Adriana

¡Hola, hola!

Hoy os vengo a hablar de un nuevo proyecto literario en el que ando metida. Debo reconocer que he dejado en doble fila al proyecto héroes de papel porque he perdido un poco el ritmo y ahora el cuerpo y la mente me pedían otro género y otra temática que tratar.

He tardado muchísimo en bautizar a este proyecto porque nada me convencía. Se llamaba igual que una novela que va a publicar en septiembre una compañera de editorial (Aintzane); y es que cuando puso por primera vez en twitter el nombre de su proyecto (La casa de los artistas), surgió esta historia. O al menos fue el detonante de que me pusiese a escribir. También debo de decir que no tiene nada que ver con lo que ella va a publicar, con lo que yo interpreté con ese título. Y es que mi proyecto va sobre escritura. Lo de la casa de los artistas únicamente se debe a su familia, que todos poseen un don artístico y, además, todos se llaman por nombres que comienzan por la misma vocal, ¿adivináis cuál?

La protagonista se llama Adriana, y su aesthetic sería algo así:

Adriana aes2

¿Por qué seguir con este proyecto más realista en vez del otro que es urban fantasy? Pues porque he pasado una época bastante larga muy bloqueada y lo que más me motiva ahora mismo es mi prota y todo lo que debe descubrir de sí y del mundo.

También tuvo mucho que ver la novela Fangirl, de Rainbow Rowell, con que me haya decidido a adentrarme en esta tesitura y a abordar ciertos temas que me apasionaron en su libro. Para más inri, llegó a mis manos a principios de año Contar es escuchar, de Úrsula K. Le Guin y me tiene enamorada con su prosa y con todas sus enseñanzas. Es una lectura majestuosa con la que estoy aprendiendo una barbaridad y que me incita a repartir un poquito de su sabiduría. La loca de la casa, de Rosa Montero, es, de igual forma, uno de esos libros que disfrutas devorando y en el que encuentras frases increíbles en cada página. También me ha inspirado Desayuno en Júpiter, de Andrea Tomé, y Cartas de amor a los muertos, de Ava Dellaira, por la delicadeza de ambas y su forma de hacer magia con las palabras. A su vez, tiene un poquito de algunos libros que he leído este año sobre librerías, entre ellos La vida escondida entre los libros, de Stephanie Butland.

Si acabo este manuscrito, sería mi quinta novela escrita y me parece un número muy bonito para esta historia. De todas formas, retomaré el resto de proyectos que tengo pendientes, aunque no sé cuánto tardaré. Me habéis pedido más de La posada Shima y no tenía pensado realmente nada con respecto a esto, así que me tocará pensar un poco si quiero expandir ese universo. Por ahora aviso de que el posible Proyecto Ryu está en pausa, estoy centrada en el Proyecto Adriana.

En cuanto a La chica del corazón de agua, tengo noticias; pero hoy no es el día de darlas.

giphy (18)

Proyecto: Héroes de papel

Al igual que cuando empecé a escribir La chica del corazón de agua, parece que me animo a seguir dándole a la tecla cuando voy compartiendo los avances que hago en mi universo literario. Así que hoy quería hablaros del proyecto en el que ando esfrascada: Héroes de papel.

Para el #NaNoWriMo me obligué a comenzar una nueva historia que apenas tenía esbozada en la cabeza. Algo terrible, porque no tenía nada pensado y así ha salido el reto, fatal. No he llegado ni a las 15.000 palabras. Peor que el año pasado. Pero bueno, siendo un fracaso o no, he conseguido lo que quería, empezar algo nuevo.

Unos meses antes había abierto un word esbozando algo parecido a un prólogo y a un momento muy turbio sobre una tal Jena. Pues bien, ese pequeñín ha crecido en mi cabeza y ahora cuenta con más de 30 páginas. En noviembre quise escribir, pero hice las cosas mal y no me salió nada. En estos primeros días de diciembre sin embargo, al tener las ideas mucho más maduras, le he pegado un pequeño empujón a las tramas y a lo que quiero que ocurra. La libreta de flores que estoy utilizando se está llenando de escenas, de nombres, de poderes, de premisas y de frases clave que han de pronunciar los personajes en ciertos momentos.

Os preguntaréis de qué va, aunque aún está muy verde el proyecto. Pero no lo voy a decir, solo voy a dejar este aesthetic por aquí y ya os contaré más adelante algo:

Si hacéis clic encima se hacen más grandess.

Ahora mismo me encuentro ilusionada. Voy mezclando ratos de documentación con ratos de escritura. Ratos buscando imágenes para inspirarme y ratos tomando notas en mi bonita libreta. Espero que la próxima actualización sea en unas semanas diciendo que voy a buen ritmo y que la historia está alcanzando unas cotas que no esperaba.

¿Es pronto para felicitar la navidad? A mí me ha venido este regalo antes de tiempo en forma de historia.

 

#ProyectoAgua y búsqueda de lectores

¡Hola, hola!

Hoy quería hablaros de cómo llevo el #proyectoagua, que en realidad tiene un título muy bonito y que, si me seguís en Twitter, ya sabréis. Como llevo más de 230 páginas y me falta como un 18% para terminar, supongo que puedo desvelarlo. Se llama La chica del corazón de agua.

fghfgfjfjdgj2

Portada que hice para el #NaNoWriMo 2016 y que no es oficial

Reitero que aún no lo he acabado, y es debido a que me encuentro en una situación personal que no me lo permite. Pero espero que, con esfuerzo, pueda ponerle punto y final relativamente pronto. Digo relativamente porque mi mente es un mundo aparte y gobierna mi motivación a voluntad. Es decir, que me la quita.

Pero no quiero ponerme pesimista. He venido a hablar de este proyecto de novela porque es importante para mí. Porque me está (o al menos me estaba) curando, y creo que es necesaria.

El título se debe a lo que representa la depresión. Es una historia que intenta romper con el tabú y con la representación que se tiene de esta enfermedad. No es un relato triste, si no que la introduzco como una metáfora, siempre intentando que se entienda cómo se siente la protagonista y por qué. Es más una historia de amistad, de personajes y de superación.

La chica del corazón de agua es Petra, que ha decidido trasladarse para estudiar en una universidad privada e independizarse. Está luchando contra esta enfermedad y el cambio, cree, que será bueno.

¿Por qué lo del corazón de agua? Porque al contrario de lo que se piensa, la depresión no es falta de felicidad, sino de vitalidad. Es cansancio, frustración, es pérdida de emociones e interés, de satisfacción. Y precisamente en esta pérdida es en lo que más me centro. De ahí el símil del agua. Porque no es que se deje de sentir. Porque se ríe, se disfruta, se ama… pero nada de eso se retiene. No dura mucho ahí dentro. Al final es como una piscina por la que se avanza lentamente, y aunque haya resistencia, se acaba atravesando. Así es con las emociones, es como si te atravesaran el corazón y acabaran por marcharse. Es sentir un vacío angustioso que no crees ser capaz de llenar jamás.

Obviamente, como podréis haber intuido, es ficción.  Una historia totalmente inventada, cuya protagonista poco tiene de mí y de mis circunstancias personales. Aunque sí tiene  mucha verdad. Aquí he plasmado mi experiencia personal con ello, lo que yo sentía. Por eso no quiero que se interprete como la verdad universal, porque es únicamente lo que yo experimenté en primera persona. Hay muchas variantes, como personas hay en el mundo. Cada una es diferente y puede sentir otras cosas porque precisamente entran en juego tantas variables: físicas, psíquicas y químicas.

No sé qué haré cuando la acabe. Me gustaría tener en este caso lectores beta sensibles, otros que hayan estudiado psicología y otros que no sepan mucho del tema y solo me quieran leer.

Así que esta entrada también es un anuncio: si entras dentro del perfil que indico, y te interesaría ser lector 0, deja un comentario o escríbeme a sonialerones@gmail.com hablándome un poco de ti y de por qué crees que te puede interesar o qué me puedes aportar para que mi historia quede redonda (experiencia personal, académica, entusiasmo, galletas, consejos…). Y, por favor, no te comprometas con este proyecto si piensas que no vas a poder sacar tiempo para leerlo o que va a quedar abandonado en tu escritorio o kindle. Necesito compromiso real.

¡Gracias!

Proyecto “agua”

¡Hola a todos!

Hace bastante que no actualizo el blog, y es debido a que sigo escribiendo y escribiendo sin descanso. ¿El qué? Os preguntaréis, si ya terminé el protecto “A” (que en realidad debería haberse llamado proyecto “Shima”). Pues en realidad, sí, lo terminé y he empezado otra novela.

A diferencia de la anterior, no trata sobre tierras exóticas o magia. Es una novela juvenil un tanto especial. Si todo sale bien, debería acabarla este año, pero me cuesta mucho ponerme con ella. Esto es debido a que he de introducirme en un estado emocional diferente al que tengo y me deja un poco chof. Además de que he variado la manera de abordar esta historia. Nunca había planificado tanto ni estructurado cada capítulo como con esta. Sé qué he de desarrollar y tengo el final ya escrito. Así que supongo que esas ganas disminuyen porque ya tengo estipulado qué ocurre y me da poco juego para irme por las ramas o explorar otras posibilidades.

Sin embargo, aunque me cueste, he de acabarla. Es una historia que tiene mucho de mí, aunque sea completamente irreal. Así que, casi como una terapia, debo seguir escribiéndola. ¿Nunca habéis sentido la necesidad de contar algo que os ha ocurrido, de lo que os habéis recompuesto, para intentar ayudar a otros que estén pasando por lo mismo? Pues eso me ocurre a mí.

Así que nada, estoy desaparecida de aquí porque le estoy dando a la tecla.

(Por cierto, el proyecto “A” o “Shima” está en busca de editorial. ¡A ver si hay suerte!)

“Proyecto A” acabado

7 de abril de 2016IMG_20160407_213821

Hoy es un día especial y por eso he salido a celebrarlo. He terminado de escribir la novela en la que llevaba casi un año trabajando. ¡Me siento tan contenta! (Aunque nada más acabarla me temblaba todo y tenía ganas de llorar).

Gracias a esas personas que han estado detrás de mí apoyándome en este proyecto.

Ahora toca releer y ponerla bien bonita para dejarla en manos de mis lectores cero.

#LaPosadaShima #ElSacrificioDelMago #newbook #nuevanovela #fantasia

“Proyecto A” al 90%

¡Me queda muy poco para acabar el “Proyecto A”!

Han sido semanas intensas y tengo el final ya escrito, sólo me falta darle el último empujón y repasar la novela entera. Aunque este paso también será lento, la satisfacción de haber acabado la historia hará que vaya más deprisa.

Va a ser la primera vez que tenga lectores cero y estoy TAN emocionada por ello, que no quepo en mí. Sólo espero darles la mejor de las versiones de esta maravillosa aventura. Bueno, maravillosa no sé, pero para mí escribirla sí ha sido así.

Espero poder anunciar en el próximo post que ya la terminé. ¡Deseadme suerte!

¡Esto avanza!

¡El “Proyecto A” ya cuenta con 170 páginas! Y eso que aún no he llegado al momento cúlmen. Queda mucho por desarrollar y mucho mundo por descubrir. Las ideas fluyen y se materializan.

Mi propósito es acabar esta novela a principios de este año. Ganas no me faltan, a ver si la inspiración no me falla tampoco.

¡Nos leemos!

Llamémosle “Proyecto A”

Llevo un tiempo escribiendo un nuevo libro. Va avanzando poco a poco y va cogiendo una forma muy bonita. Algunos de mis amigos más objetivos están echándole un primer vistazo a lo que llevo y por ahora me dicen que tiene buena pinta.

Ya os iré contando cómo llevo este proyecto, que a día de hoy cuenta con 130 páginas aproximadamente. Lo estoy escribiendo con mucha ilusión y sólo puedo adelantar que es una fantasía de aventuras.

¡”Proyecto A” en marcha!